Estamos tarde

Cerremos los ojos e imaginemos el conejo blanco del marketing. Pasa a toda velocidad por cada agencia del mundo agitando un gran reloj y dando un alarido que parece familiar: “¡Ya se me hizo tarde! Me voy, me voy, me voy” (I´m late, I´m late, I´m late- en ingles). Ahora imaginemos que el mismo conejo…

Detalles